Google+ Followers

domingo, 2 de mayo de 2010

LA DANZA DEL DESTINO





















Hay dos cosas en el carácter del camino de los humildes;
los detentes y los próceres.

Los detentes distinguen a los próceres,
los próceres dan paso a los detentes
para que quede claro quién es quién en su propósito.

Y no hay prócer ni detente pequeño.

El humilde se distingue por su sabiduría silvestre
y su conocimiento del caos.

Y es que el caos del humilde
no es la confusión de los próceres y de los detentes,
el caos es fuerza pura,
la confusión, un caos premeditado.

Los detentes vienen a traer confusión y duda,
el prócer si es humilde atraviesa la confusión,
aprende a distinguirse de otros próceres,
digamos, menos dignos...

separa lo que es
de lo que
no es.
hace el humilde,
discierne el prócer,
habitan su propio caos,
y en ese claro fluye la música
y danzan, danzan con abandono
la danza de su destino.


E. R. Aristy



No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails